Previous
Next

Si se retrasa unos días o semanas la puesta de la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 no pasa nada, aseguran médicos ecuatorianos

Esperar unos días mejora incluso la eficacia, según nuevos datos. No se debe, en cambio, colocársela antes de la fecha o dejar de inocularse la segunda dosis.
La preocupación ciudadana se replicó días atrás y se mantiene por los cambios de fechas que se han dado, en muchos casos, para la colocación de las segundas dosis de vacunas en la lucha contra la pandemia del COVID-19 en Ecuador.

Adultos mayores, así como docentes y personal de diversos sectores estratégicos que entraron en la primera fase de vacunación han expresado sus temores y sus molestias por estos cambios de fechas o “retrasos”, como les llaman, en la puesta de la segunda dosis. Unos incluso afirman que ya tienen más de un mes desde que les colocaron la primera dosis y todavía ni los convocan para la segunda o no les quieren poner en los centros a los que han ido sin la cita respectiva.

Ellos y sus familiares temen que se pierda “el efecto”, que ya no “les haga nada” y, por ende, queden desprotegidos ante un eventual contagio del virus.
Pero médicos ecuatorianos -como clínicos internistas, infectólogos y epidemiólogos- sostienen que la población no debe preocuparse si se retrasa unos días o incluso unas semanas la inoculación de la segunda dosis o refuerzo de la vacuna.
Larga espera y confusión en la reanudación de jornadas de vacunación contra COVID-19 en Guayaquil y Quito

“No afecta”, “no influye” ni mucho menos “disminuye la efectividad” o la protección si a una persona le aplican la segunda dosis días después, coinciden médicos consultados por este Diario. Esto porque así han demostrado los datos y resultados de los estudios continuos que hacen las farmacéuticas responsables de las vacunas y que constantemente se van actualizando y reajustando las fechas de las segundas dosis, agregan.

“Los programas de vacunación (por el COVID-19) tienen poco tiempo en el mundo, desde diciembre (del 2020) hasta acá y esto lleva a que dentro de la dinámica de lo que se va investigando, y viendo los resultados, se van haciendo cambios en el camino, que van a beneficiar a los pacientes”, afirma el doctor Washington Alemán, especialista en Medicina Interna y en Enfermedades Infecciosas.

Se reanuda vacunación con la aplicación de segundas dosis en puntos de inmunización de Guayaquil; largas filas en varios recintos

“Uno de los mayores cambios, que se pudo demostrar, fue que hay vacunas que si te demoras un poco más de tiempo (en la segunda dosis) tiene mejor efecto, ejemplo, la de AstraZeneca. AstraZeneca al principio decía que la segunda dosis se podía aplicar a los 28 días, pero actualmente se sabe que se puede prolongar hasta ocho semanas después (de la primera dosis), y así mismo va pasando con otras vacunas”, menciona Alemán, quien agrega que en otras naciones incluso se ha puesto esta vacuna hasta doce semanas después.

Lo importante es que la persona o el ciudadano se aplique la segunda dosis en el caso de las vacunas que actualmente se ponen en Ecuador, dice el epidemiólogo Johny Real. Esto para que pueda lograr la efectividad o protección deseada, que se obtiene con las dos dosis.

Incluso hay algunos estudios que dicen que mientras atrases un poco más la puesta de la vacuna (segunda dosis), esta puede mejorar el accionar de las vacunas y hacer una mejor respuesta. Esto no es solamente en el COVID-19, pasa con los otros esquemas de vacunación

Johny Real, epidemiólogo
En otros países como Estados Unidos está la vacuna Janssen (de Johnson & Johnson), que es una sola dosis y a la cual están accediendo varios ecuatorianos que viajan a esa nación norteamericana para vacunarse.

“En los ensayos clínicos cuando inicialmente salieron las vacunas se estipuló una fecha para luego dar como un refuerzo para incrementar la producción de anticuerpos, que se mantengan más sostenidas con las vacunas de dos dosis. La de Pfizer era a los 21 días, la de Moderna era a los 28 días, la de AstraZeneca que inicialmente era 28 días, la Sinovac que también es a los 28 días. Y a la rusa, que Dios mediante venga, que es también a los 28 días. Con el paso de los meses, la ciencia y la data, la información de los vacunados, se dieron cuenta de que más bien si se retrasaba un poco la vacunación (segunda dosis) tenías una respuesta inmunológica con mayor producción de anticuerpos y más sostenido, como es el caso de AstraZeneca, que ahora la ponen al día 84. Incluso la de Pfizer se puede poner hasta los 42 días, seis semanas”, cuenta el doctor Rafael Caputi Oyague, experto en Infectología y Medicina Interna.

Los tres doctores coinciden en que ya hay información de estudios que indican que esperar un poco, el tiempo de la aplicación de la segunda dosis, puede tener una mejor respuesta que darlo al tiempo establecido inicialmente en los ensayos clínicos.

Lo que no se puede hacer, porque no es recomendable, es inocular o aplicar la segunda dosis antes de la fecha establecida, señalan. (I)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
×

¿En qué puedo ayudarte?

× ¿Cómo puedo ayudarte?